Acumuladores existentes con problemas de corrosión

En el caso de que los acumuladores no dispongan de un sistema correcto de protección catódica se pueden iniciar procesos de corrosión, y ante esta situación se plantean 3 posibles actuaciones:
– Sustituir los acumuladores por unos nuevos, lo cual supone una inversión considerable, cortes en el servicio y, lo más importante, no evita que se vuelvan a producir los ataques de corrosión.
– Aplicar un nuevo revestimiento epoxídico suele ser la solución más económica a corto plazo, pero los problemas de corrosión vuelven a aparecer entre 1 y 3 años después de aplicar el nuevo revestimiento, por lo que a medio plazo es una solución muy costosa, no evita que se repita el problema de corrosión y supone la parada del acumulador
durante al menos 3 semanas.
– Instalar un sistema correcto de protección catódica es la única solución que garantiza que no se reproduzcan los problemas de corrosión en el futuro y, además, se puede instalar en los acumuladores existentes después de adaptarlos a la normativa.