Acumuladores de Agua Caliente Sanitaria (ACS)

 

Los grandes acumuladores de Agua caliente Sanitaria (más de 750 litros) suelen sufrir ataques de corrosión interior provocados por los fallos del revestimiento interior, la calidad del agua, los tratamientos para la prevención de la legionella como los choques térmicos y los tratamientos químicos, los descalcificadores y la presencia de tuberías de cobre.

Estos problemas de corrosión se producen a pesar de los sistemas de protección catódica suministrados por los fabricantes tanto en los acumuladores de acero al carbono revestidos o vitrificados, como en los acumuladores de acero inoxidable.

La presencia de óxido en el interior de los acumuladores aumenta el riesgo de proliferación de la legionella y provoca la disminución de la calidad del agua, la coloración del agua y, en muchos casos, la sustitución de los acumuladores.

Todo ello significa que los costes durante el ciclo de vida de la instalación acaban siendo muy superiores a los previstos, provoca la dedicación de muchas horas del personal de mantenimiento ante los inconvenientes causados por la corrosión y puede generar cortes en el servicio.

Instalando un sistema correcto de protección catódica y manteniéndolo de forma adecuada se evita la corrosión y todos los problemas e inconvenientes que conlleva por tiempo indefinido.

Durante los más de 40 años que llevamos instalando sistemas de protección catódica en acumuladores de ACS, hemos protegido más de 800 instalaciones y 1.600 depósitos:

Aproximadamente un tercio los sistemas de protección catódica los hemos instalado en acumuladores existentes con problemas de corrosión. El resto lo hemos instalado en acumuladores nuevos.

Queremos destacar que, entre las instalaciones más antiguas de protección catódica en acumuladores de ACS realizadas por GULDAGER, 18 de ellas tienen nuestro sistema instalado y contrato de mantenimiento desde hace más de 25 años, siendo la más antigua del año 1979.

Acumuladores nuevos

Al construir una sala de máquinas nueva hay que adquirir acumuladores de Agua Caliente Sanitaria nuevos, y es el momento de tomar las decisiones que aseguren un funcionamiento correcto y eficaz del sistema de agua caliente del edificio.

El escenario ideal se da cuando en el proyecto de una nueva instalación se especifica y se instala un sistema correcto de protección catódica, de manera que se asegura la amortización de los acumuladores.

En este caso es necesario que los acumuladores se fabriquen siguiendo la Norma UNE 112072, es decir, preparados para instalar un sistema de protección catódica según la Norma UNE-EN 12079. Cuando los depósitos están en obra, nuestros técnicos especialistas instalan la protección catódica y la ponen en marcha, tras lo cual el acumulador queda garantizado contra la corrosión interna de forma indefinida, siempre que se realice el mantenimiento correspondiente.

Acumuladores existentes con problemas de corrosión

En el caso de que los acumuladores no dispongan de un sistema correcto de protección catódica se pueden iniciar procesos de corrosión, y ante esta situación se plantean 3 posibles actuaciones:

-Sustituir los acumuladores

por unos nuevos, lo cual supone una inversión considerable, cortes en el servicio y, lo más importante, no evita que se vuelvan a producir los ataques de corrosión.

-Aplicar un nuevo revestimiento epoxídico

suele ser la solución más económica a corto plazo, pero los problemas de corrosión vuelven a aparecer entre 1 y 3 años después de aplicar el nuevo revestimiento, por lo que a medio plazo es una solución muy costosa, no evita que se repita el problema de corrosión y supone la parada del acumulador durante al menos 3 semanas.

-Instalar un sistema correcto de protección catódica

es la única solución que garantiza
que no se reproduzcan los problemas de corrosión en el futuro y, además, se puede
instalar en los acumuladores existentes después de adaptarlos a la normativa.

Acumuladores de Agua Caliente Sanitaria nuevos

Al diseñar una instalación de agua caliente sanitaria uno de los elementos más importantes son los acumuladores y debe asegurarse que no sufrirán problemas a lo largo de la vida de la instalación. Estos problemas pueden venir en forma de brotes de legionella así como por la corrosión interior.

Con un buen diseño y un buen mantenimiento se pueden evitar estos problemas durante toda la vida de la instalación, asegurando un buen servicio, la amortización de la instalación y evitando actuaciones y costes imprevistos.

Para facilitar las tareas de limpieza y desinfección para la prevención de la legionella es importante que los acumuladores estén vacíos, es decir, que los intercambiadores de calor sean exteriores y el acumulador no disponga de serpentines interiores. También es importante que se realicen pugas de lodos eficaces de forma periódica.

Para evitar problemas de corrosión en los acumuladores de agua caliente sanitaria, en la mayoría de los casos, la única solución eficaz es el sistema de protección catódica Guldager instalado en el interior de los acumuladores de ACS, ya que es el único que cumple con la Norma UNE-EN 12499 y que permite ofrecer garantía indefinida contra la corrosión. Esto supone un pequeño aumento de la inversión inicial, pero supone importantes ahorros a lo largo de la vida de la instalación:

Ahorros económicos directos de la protección catódica Guldager

o Asegura la amortización de la inversión:

al realizar una inversión es imprescindible asegurar, como mínimo, la amortización prevista. Cuando no se toman las medidas oportunas para prevenir la corrosión es muy habitual que se tengan que sustituir los acumuladores antes de que finalice su amortización.

o Evita mantenimientos correctivos imprevistos y permite una planificación económica:

nuestro sistema de protección catódica permite eliminar los mantenimientos correctivos imprevistos y ofrece garantía de resultados contra la corrosión interior simplemente con mantenimientos preventivos previstos con anterioridad. Cuando se inician los procesos de corrosión en acumuladores con una protección catódica deficiente es habitual que para sustituirlos se tengan que realizar trabajos complementarios como la eliminación de paredes, la contratación de grúas, etc. En estos casos existe la posibilidad de rehabilitar los acumuladores

o Evita tiempo y dedicación del personal de mantenimiento:

los problemas ocasionados por la corrosión implican la dedicación del personal de mantenimiento y grandes preocupaciones ante la dificultad de solucionarlos y las graves consecuencias que suelen tener. Si evitamos los problemas de corrosión permitimos que el personal de mantenimiento se dedique a otras tareas más importantes.

o Se puede instalar en cualquier acumulador de cualquier fabricante si cumple con la Norma UNE 112076,

es decir, si está preparado para el sistema Guldager.

Garantía de buen servicio gracias a la protección catódica Guldager

 

o Evita cortes en el suministro:

para sanear o sustituir los acumuladores que han sufrido ataques de corrosión es habitual tener que dejarlos fuera de servicio durante largos periodos, lo cual puede generar importantes costes y un mal servicio a los clientes.

o Evita la coloración del agua:

evitando la corrosión en el interior de los acumuladores evitamos la coloración del agua que puede generar el óxido.

o Garantiza la ausencia de óxido, lo cual es importante en la prevención de la legionella:

es habitual que la presencia de óxido implique dejar los acumuladores fuera de servicio por parte de Sanidad hasta que elimine la corrosión.

o No depende de los cambios en la calidad del agua:

con nuestro sistema garantizamos que no habrá corrosión independientemente de la calidad del agua suministrada por la compañía de agua.